Inversión

Entornos Exquisitos de Casagrande Laplace

By mayo 13, 2022 No Comments

Centro de Arte contemporáneo Chateau Carreras

La mansión fue un símbolo de la Córdoba opulenta del siglo XIX. Hoy es un museo y parte del Patrimonio Urbano de la ciudad.
En 1890, en la zona de más de 450 hectáreas conocida como Bajo de Ontivero, se construyó una mansión a pedido de David Carreras y Ponce de León, empresario, político y el primer presidente del Banco Provincia de Córdoba. En la zona noreste de la Capital, rodeado de grandes espacios verdes, se divisa la figura del antiguo Palacio Chateau Carreras.
Carreras era empresario, político, estaba casado con Rosario Gavier y fue el primer presidente del Banco Provincia de Córdoba. En 1972, la casa fue expropiada por el Estado provincial y actualmente allí funciona el Centro de Arte Contemporáneo. El centro se inauguró el 12 de noviembre de 1988. En su refuncionalización se aplicaron conceptos museológicos modernos y se mantuvo el espíritu de la arquitectura existente.
La fachada fue pensada imponente con un ingreso sobreelevado, con ocho columnas corintias y una importante escalinata, bien europeo. Mientras que el pórtico principal y los ventanales respondían a una impronta palladiana. Por dentro, el patio funcionaba como un núcleo, rodeado de galerías. Desde aquí se destacaba el aljibe y la torre mirador en una esquina, dándole a la vivienda un aire medieval, de fortificación, y también ecléctico, proporcionando al subir una gran vista panorámica. Aunque a veces inadvertida, esta casa es un significativo emblema de nuestro costado oeste
Los trabajos en el entorno natural del parque, con paseos y senderos de plantas ornamentales, terminaron por destacarlo y erigirlo definitivamente como otra de las obras que forman parte del patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de Córdoba.
«El chateau» es para muchos cordobeses un estadio de fútbol. Sin embargo, su nombre deviene de la casona inaugurada en 1890, en medio de un predio adquirido por la sociedad Carreras y Gavier en 1877.
En ese tiempo, la zona era conocida como «Bajo de Ontivero», luego «Molino de Gavier», después «Molino San Javier» y –hasta su expropiación (1972)– «San Jerónimo».
La tranquera estaba en lo que hoy llamamos El Tropezón. De allí, cinco caminos –diseñados como futuras avenidas y denominados como los hijos del matrimonio propietario– se abrían y confluían en el casco.
Aunque su estilo responde al tipo de villa suburbana, la casa se levantó suntuosa. En sus espacios funde la quinta italiana con la casona poscolonial.
En los archivos del centro de arte no se tiene referencia del autor del proyecto. Fue concebido en la época en que Córdoba gestó grandes obras, como el teatro San Martín y la casa -Ordóñez- que hoy alberga a la Biblioteca Córdoba, entre tantas otras.
Las líneas neoclásicas e italianizantes estaban a la orden del día. La clase alta cordobesa recogía sus modelos del viejo mundo y la tipología «chateau» se importó para ocupar los bordes de las ciudades. Una arquitectura que daba cuenta del «prestigio» de sus propietarios y promovía un modo de vida semiurbano, orientado a actividades deportivas y veraniegas.
Bien público. A mediados de siglo, la familia Carreras se trasladó a la capital del país y la casona quedó prácticamente abandonada.
La propiedad se dividió en dos: Chateau Carreras (54 hectáreas que incluían la mansión) y San Jerónimo (400 hectáreas junto al río).
El Chateau Carreras pasó a Oscar Carreras Gavier, uno de los hijos del dueño original y, tras su muerte (1924), a su viuda: María Luisa Saavedra Zelaya, quien habitaba la casa todos los inviernos. Así, las instalaciones se mantuvieron en buen estado hasta 1971, año en que falleció María Luisa y pasó a ser propiedad de sus hijos.
Logrado -en los primeros ´60- el paso vinculante entre la hoy Av. Colón y el río Suquía (puente Gavier), la Asesoría de Planeamiento Urbano adquirió -en 1969- el área correspondiente a la curva del río y durante el gobierno del contraalmirante Helvio N. Guozden -en 1972- el predio fue expropiado para la construcción de un centro político y administrativo provincial.
La operación se pagó en cuotas y la casa quedó desocupada. En una subasta que duró tres días –a cargo del martillero Manuel Carreras, sobrino nieto de David– se remataron muebles, cristalería, etc.
Si bien las maquetas del complejo a construir se expusieron por días en un banco de la ciudad, el proyecto nunca se concretó.
En 1973, con la vuelta de la democracia y durante la gobernación de Obregón Cano, se intentó crear un centro polideportivo y de exposiciones y, en la casa, un museo.
En cambio, entre 1975 y 1978 –otra vez sin democracia– se construyó Fecor y un estadio mundialista.
A su vez, la Municipalidad sistematizó parte de estos terrenos como camping y, en 1979, los designaron parque General San Martín. Entonces no se pensaba en la casona.
En los 14 años que no tuvo destino (1972-1987) hurtaron los mármoles de la escalera principal y los objetos de valor; se usó como depósito de materiales para la construcción de su arquitectura vecina, fue usurpada y quedó muy deteriorada.
Como museo. Para convertirse en el Centro de Arte Contemporáneo, la casa comenzó a restaurarse en 1987, iniciativa del artista cordobés Antonio Seguí y una fundación -encabezada también por Di Rienzo, Díaz Lucero y Vara- creada para administrarlo.
Se contó con el asesoramiento de la Dirección de Arquitectura de la Provincia y el apoyo económico de 10 empresas locales.
En 1988, la administración de Eduardo Angeloz cedió el edificio a la fundación, en comodato, por 99 años. El centro se inauguró el 12 de noviembre de 1988.
En su refuncionalización se aplicaron conceptos museológicos modernos y se mantuvo el espíritu de la arquitectura existente.
En 1995, y dada la emergencia económica implementada por Ramón Mestre, el apoyo de la Provincia se limitó al pago de los servicios básicos. En 1988, en búsqueda de fondos, se organizaron fiestas cuyos sonidos electrónicos ambientaban los espacios en constante apertura al arte contemporáneo. La fundación advirtió una crisis aguda para solventar el centro y, en el nuevo siglo, anunció que será administrado por la Agencia Córdoba Cultura de la provincia, como llega a nuestros días.
En el año 2002 se abrieron dos caminos, se reforzó la iluminación del parque, se arreglaron humedades y se tienen previstos más cambios, tras la intención de abrir el museo al paso de los cordobeses que transitan el oeste de esta ciudad.

Vení a visitar nuestro exclusivo Departamento Modelo (previa cita agendada)

M. Berthelot 5225 (casi esquina Av. Laplace esq. Julio Verne) Villa Belgrano. Córdoba Capital.

¿Tenés alguna consulta?

MIRÁ LAS 43 TORRES