Inversión

Por cepo, crece la inversión en desarrollos de pozo y en pesos

By enero 22, 2020 No Comments

Apunta al comprador de clase media-alta que ya tiene el dinero, la mayoría de las veces en dólares. Tienen un valor promedio de 170.000 el m2 pero según la zona puede elevarse su precio.

El mercado inmobiliario está totalmente paralizado. Como consecuencia de la suba del dólar y la incertidumbre política ante un nuevo Gobierno las transacciones de compra-venta son casi inexistentes. Sin embargo hay un nicho de negocio que parece sobrevivir a la crisis y se presenta como una posibilidad de inversión en pesos. Se trata de las construcciones en pozo que se comercializan con la moneda local y que desde las elecciones y como consecuencia del cepo cambiario han visto incrementado el número de inversores.

“En nuestro caso, después de las PASO hubo muchas consultas, algunas se fueron cerrando y hoy, con el Gobierno conformado, se están concretando muchas de esas operaciones que habían quedado congeladas por la incertidumbre política. Asimismo, después del anuncio de las nuevas medidas económicas, vemos mayor cantidad de consultas, se acrecentó el número de consultas y entrevistas de personas que buscan diversificar su cartera de inversión en un contexto donde la inversión financiera no otorga buenos rendimientos”, explicó al diario Ámbito Financiero, Matías Wepfer, director de Comercial y de Operaciones de Rosbaco & Partners.

Desde el endurecimiento del cepo cambiario, muchos ahorristas comenzaron a ver con buenos ojos este tipo de inversión. “Desde hace tiempo existe una demanda contenida por parte de inversores que tenían ahorros en dólares y estaban a la espera de las elecciones y medidas del nuevo Gobierno. Por eso ante las restricciones que existen para la comprar divisa estadounidense o dolarizar su cartera mediante otros instrumentos financieros, el comprador ve en la inversión inmobiliaria desde pozo la posibilidad de invertir en pesos pero en el largo plazo dolariza su capital”, agregó Wepfer.

Si bien los desarrolladores aseguran que hay mayor interés por este tipo de emprendimiento, por ahora la demanda se viene desarrollando de forma muy lenta. “Es cierto que desde el 10 de diciembre comenzaron a aparecer más consultas y entusiasmo. Por eso tenemos confianza en que la inversión en ladrillos es siempre una alternativa segura, confiable y rentable. Pero además apostamos a un mercado que pueda, también, ver el largo plazo con todos los desafíos que hay por delante”, agregó por su parte, Leonardo Rodríguez Nader, CEO de CMNV Comunidad de Inversión, una de las primeras empresas en pesificar sus unidades inmobiliarias.

“Toda nuestra estructura de costos está pensada en moneda local. Es fundamental para que el mercado inmobiliario pueda tener un crecimiento sostenido y de largo plazo que se pueda pensar en una única moneda. Lo cierto es que para los proyectos de obra nueva la matriz estructural de costos oscila entre un 75% (en las mejores ubicaciones) y un 95% en pesos”, agregó el especialista.

Hoy el promedio del valor del m2 en pesos en proyectos en etapa de desarrollo en CABA oscila en alrededor de los $160/$180 mil, llegando en las mejores zonas a los 400/450 mil. Lo cierto es que la mayoría de los que deciden volcarse a esta inversión tienen la plata en dólares y cada mes pesifican ese valor haciendo de la inversión una ecuación 100% rentable.

“Históricamente el ahorro o refugio en “ladrillos” como suele decirse es una alternativa que resiste siempre el paso del tiempo. Para ello es necesaria una mirada de mediano y largo plazo porque a la larga el ladrillo le gana a cualquier otra inversión. Fundamentalmente, en mercados tan volátiles”, explicó Rodríguez Nader.

“Es la inversión de mejor performance en cuanto a rentabilidad y que otorga refugio de valor. En cuanto a la revalorización del m2 también depende mucho del proyecto y del barrio o zona del proyecto. Por ejemplo hace poco lanzamos la preventa de nuestros edificios de la línea MOOD (ubicados estratégicamente en Palermo Soho, Belgrano y Núñez) donde la revalorización de las unidades sería aproximadamente entre un 30% y un 40%”, agregó Wepfer.

Los desarrolladores consultados coinciden en que hoy el principal público es el de clase media- alta que ya cuenta con el capital en dólares. “Estos inversores no dependen de crédito hipotecario porque poseen una gran parte de los ahorros disponibles para realizar su inversión”, indicó Wepfer.

Aunque hay proyectos que apuntan a resolver la problemática de la primera vivienda. Este tipo de inversión se dirige tanto a inversores que buscan rentabilidad entrando al principio y saliendo al final de la obra, como a aquellos que compran para vivir, consumidores finales que fundamentalmente confían en la trayectoria de la empresa que encara el proyecto, les gusta su ubicación y observan con gusto la calidad y la realización de sus obras anteriores. Ellos destinan sus ahorros y parte de sus ingresos mensuales a la inversión inmobiliaria en pozo”, sostuvo por su parte Javier Schwartz, director comercial de Kuan Desarrollos.

Y un dato a tener en cuenta: “las estadísticas de valorización de los bienes inmobiliarios en el mediano plazo, al compararlos con otros instrumentos de inversión, cuando se atraviesan contextos económicos desfavorables son favorables al ladrillo”, concluyó.

Queremos darte la mejor información